Museo del Prado

Escrito por estanochesenosocurriraalgo 08-01-2011 en General. Comentarios (0)

Estas navidades he pasado unos días en Madrid. No he perdido la ocasión de volver al Museo del Prado.           

 

El origen del actual Museo Nacional del Prado, lo podemos fechar en 1785, cuando el arquitecto Juan de Villanueva lo diseñó por orden de Carlos III, quien deseaba albergar el Real Gabinete de Historia Natural. Posteriormente, Fernando VII, lo convirtió en el Real Museo de Pinturas y Esculturas, para después llamarse Museo Nacional del Prado, tal y como lo conocemos hoy en día.

 

            Se inauguró el 19 de noviembre de 1819, con la expectativa de dar a conocer al mundo que en España había una escuela que podía ser tan importante como cualquiera otra de cualquier otro país europeo, además de mostrar las obras propiedad de la corona.

 

            La superficie del museo es de alrededor de 45.000 m2, siendo la colección de aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 4.800 estampas y 8.200 dibujos, además de otros documentos históricos y objetos de arte decorativos. No todas estas obras están en la exposición, ya que en la actualidad, solamente se muestran unas 1.000. El resto se encuentran en el llamado “Prado disperso”, es decir, se encuentran en depósito temporal en otros museos e instituciones oficiales. También hay obras que se conservan en los almacenes de El Prado.

 

            Debido a la magnitud de las colecciones expuestas y la dificultad para decidir qué ver; el Museo del Prado propone a sus visitantes tres recorridos para conocer sus obras maestras.

 

            Según el tiempo con el que se cuente para realizar la visita, se han seleccionado 15, 30 y 50 piezas que recorren los nombres de los pintores más destacados, además de obras excepcionales de orfebrería y escultura de los fondos del Museo.

 

            Una vez que estás dentro del museo, te apetecería recorrerlo todo, pero es imposible hacerlo en un solo día, así que a la hora de elegir, y dado el tiempo de que disponía, elegí el recorrido de las 30 obras.

 

Entre otras pudimos disfrutar de:

 

- El Greco: “El caballero de la mano en el pecho”.

- Velázquez: “Las Meninas”

- Francisco de Goya: “La maja desnuda”

- Francisco de Goya:”Los fusilamientos del tres de mayo de 1808”

- Fra Angélico: “La Anunciación

- Pedro Pablo Rubens: “Las tres Gracias”

- Rafael: “El cardenal”

- Caravaggio: “David vencedor de Goliat”

- Tintoretto: “El lavatorio”

- Bartolomé Murillo: “El sueño del patricio Juan”

 

Las obras que más me gustaron fueron “Las Meninas” y “Los fusilamientos del tres de mayo de 1808”.  En “Las Meninas” me llamó la atención en que parece que Velázquez haya detenido el tiempo como si fuera una cámara de fotos. Me pareció una composición muy original, en donde la infanta Margarita está rodeada de dos cortesanas junto con dos enanos que juegan con un perro y dos adultos que parecen que estén pasado fugazmente por la escena en tanto que Velázquez como autorretrato está pintando la escena y los padres de Doña Margarita están contemplando cómo suceden los hechos viéndose reflejados en un espejo en el fondo de la habitación. Y toda esta disposición de personajes está dispuesto de una manera armónica. No me extraña que fuera elegido por el rey Felipe IV para sus aposentos reales.

 

 

Completamente distinto es el cuadro de “Los fusilamientos del tres de mayo de 1808” de Goya y las sensaciones que trasmite. El cuadro visto en los libros es muy impresionante, pero visto en persona me pareció aún más. Me encantó por el realismo y dramatismo que trasmite la obra representado por la cara de los que van a ser fusilados. El cuadro trasmite una gran fuerza, propia del hecho trágico de los fusilamientos.

 

 

Martin